El aventurero que rivalizó con Pizarro

DIEGO DE ALMAGRO (Almagro, Ciudad Real, 1475 – Cuzco (Perú), 1538)

almagro 2La figura de Diego de Almagro, rival de Francisco Pizarro y descubridor de Chile, es la de un conquistador forjado a sí mismo desde su más tierna infancia. Repudiado por su padre al haber nacido fuera del matrimonio, decidió adoptar el apellido de su ciudad. Su primer viaje a América fue con la comitiva del nuevo gobernador de La Española, Nicolás de Ovando. Ya instalado en el Nuevo Continente, se enroló en la expedición a Panamá de Pedro Arias Dávila (1514) y se asoció con Francisco Pizarro para financiar una expedición al sur del continente.

Sin embargo, las Capitulaciones de Toledo le despojaron de cualquier pretensión de hacerse con un cargo de gobernador de los territorios conquistados. Por esta razón, rompió su sociedad con Pizarro y se encaminó a la búsqueda de nuevos territorios donde hacer fortuna.

Su expedición al sur del Imperio Inca (actual Chile) le propició el cargo de gobernador de esta zona, fronteriza con la de Pizarro, con el que ya había tenido desavenencias. Pero la disputa de la jurisdicción de Cuzco fue la gota que colmó el vaso y derivó en la primera batalla en suelo americano entre dos Ejércitos pertrechados con arcabuces.

FICHA TÉCNICA

NOMBRE Diego de Almagro
CARGO Conquistador español
VIVIÓ ENTRE 1475 y 1538
LE DEBE SU FAMA A… Haber descubierto Chile y haber perdido la guerra civil contra Pizarro.
DEFINICIÓN COMO GENERAL Inexperto
BATALLAS MÁS FAMOSAS · Las Salinas (1538)

GOBERNADOR DE NUEVA TOLEDO

Los avances de Almagro en el actual territorio chileno le valieron como recompensa el título de gobernador de Nueva Toledo (1535). El ejercicio de este cargo le llevó a tomar Cuzco y a reivindicar la jurisdicción de Nueva Toledo sobre la ciudad, lo que derivó en el enfrentamiento de sus seguidores (llamados almagristas) con los de Pizarro, gobernador de Perú (los pizarristas).

almagro 1

BATALLA DE LAS SALINAS (1538)

Antecedentes. Diego de Almagro tenía prisionero a Hernando Pizarro, el hermano de su ex socio en la conquista del Perú, por haber intentado impedir su entrada en Cuzco. Ninguno de los dos ex socios daban su brazo a torcer en la jurisdicción de Cuzco, y lo reclamaron para sus territorios. Por ello decidieron contar con el arbitraje de un neutral, fray Francisco de Bobadilla, que falló a favor de Pizarro.

Este dictamen no fue del agrado de Almagro, que se negó a abandonar Cuzco. Sin embargo, Pizarro no obligó a Almagro a hacerlo, y bien al contrario, propuso someter esta disputa al arbitraje real, aunque mientras tanto pidió a Almagro que liberara a su hermano. En vista de los buenos propósitos de Francisco Pizarro, Almagro accedió a soltarlo. Posteriormente se vio que este hecho fue un error del manchego.

Preparativos. Hernando Pizarro reunió a todos los pizarristas en la sierra con el propósito de recuperar Cuzco. Por su parte, los almagristas se hicieron fuertes en los pasos de Huaytara con la intención de impedir esta reunión. Pero para evitar al enemigo, Hernando Pizarro dio un rodeo para llegar al otro lado de la sierra sin ninguna complicación, ya que el Ejército de Almagro no había previsto cubrir la retaguardia.

Informados de los movimientos de Hernando Pizarro, los almagristas volvieron sobre sus pasos hacia Cuzco para defenderle. Sin embargo, los pizarristas no se habían presentado en la ciudad, sino que habían bajado al valle del Ica para reabastecerse y recuperarse del mal de altura.

La batalla de Las Salinas (1538). El lugar escogido por los almagristas para presentar batalla fue la antigua salina inca de Cachipampa ya que era un terreno abrupto pero por el que cruzaba un riachuelo y había un pantano que favorecía los intereses de los almagristas.

Composición de los Ejércitos:

–  Almagrista. Tenía 500 efectivos, la mitad de ellos de caballería. Sin embargo, su infantería carecía de suficientes armamento de fuego, por lo que muchos soldados iban pertrechados con picas.

–  Pizarristas. De 700 efectivos, su infantería estaba mejor pertrechada con arcabuces que utilizaban una técnica patentada por los españoles en las Guerras de Flandes, que consistía en disparar munición de pelotas de alambre, que eran dos balas unidas con cadenas de hierro cuyo poder destructivo era mayor que el de la munición convencional. Sin embargo, su caballería era de menor importancia que la de Almagro.

Disposición en el campo de batalla: Ambos Ejércitos dispusieron a su caballería a ambos lados de la infantería.

Desarrollo de la batalla. Los pizarristas cruzaron el riachuelo sin problemas, pero al llegar al pantano sufrieron el ataque de la artillería almagrista. Sin embargo, lograron atravesar el pantano a duras penas.

Mientras tanto, sus arcabuceros lograron tomar una colina cercana y descargaron sus arcabuces contra los almagristas. Su fuego cubrió la incursión de la infantería dirigida por Hernando Pizarro. Su enemigo, dirigido por el lugarteniente de Almagro, Pedro Orgóñez, avanzó contra la infantería invasora, pero en el choque fue herido y ofreció su espada a un adversario para que se la clavara en el corazón.

Así, los almagristas se batieron en retirada al carecer de un líder en el campo de batalla (el propio Almagro no participó en el combate ya que estaba enfermo y vio la batalla desde un altozano cercano).

La batalla acabó con150 bajas entre ambos Ejércitos.

Consecuencias. Diego de Almagro fue detenido por los pizarristas, y tras un juicio sumarísimo fue condenado a muerte por garrote. Sin embargo, Hernando Pizarro decidió colgarlo en su celda.

almagro 3

Anuncios

Di lo que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s