Visita virtual al Valladolid de los Austrias (IV): Convento de San Diego y Plaza de Santa Brígida

Convento de San Diego

sDiego1
No todo el solar que ocupaban las casas del secretario del emperador Carlos, Francisco de los Cobos, lo ocupó el nuevo palacio Real, que el duque de Lerma mandó construir para luego vendérselo al rey Felipe III. El valido del monarca español se quedó con la parte del solar que ocupaba la parte trasera del nuevo edificio. En concreto, la que va a dar a la actual plaza de Santa Brígida, que fue abierta en aquel momento para el disfrute de una sociedad falta de espectáculos de ocio.

sDiego4

El duque mandó levantar en esos terrenos el Convento de San Diego, que una vez en pie fue ocupado por los monjes franciscanos recoletos de San Diego. El profesor Jesús Urrea explica que en una de sus celdas se encerraba el rey para hacer penitencia. Sus flagelaciones eran tan exaltadas que las paredes estaban salpicadas de sangre que saltaba de la espalda real.

No se conservan restos de este edificio, rodeado de mitos y leyendas. Una de estas se relata en el blog http://vallisoletvm.blogspot.com.es, aludiendo a fuentes de la época. Al aprecer, las esculturas del convento fueron realizadas por un joven granadino llamado Rodrigo Moreno de Nebrija, quien se encontraba en la entonces capital del Reino para solicitar una pensión por la minusvalía que tenía, que no era otra que la falta del brazo izquierdo. Al joven manco no se le ocurrió otra manera de agradar al valido del rey que esculpir las imágenes del templo con una sola mano. Se desconoce si el duque fue generoso con el esforzado escultor y le concediera su solicitud.

Los franciscanos recoletos abandonaron el edificio a finales del siglo XVII y se fueron al Convento de San Francisco, el macro-convento cabecera de Valladolid y que está en el lugar que ahora ocupa la Acera de Recoletos. Por su parte, el covento de San Diego fue derruido a comienzos del siglo XX. En la actualidad tan sólo recuerda su existencia el nombre de la calle que lo albergó (San Diego) y una columna en el edificio de gestión militar que ocupa el sitió del convento.

sDiego5

Plaza de Santa de Santa Brígida

Delante del convento de San Diego había unas casas nobiliarias que el duque de Lerma mandó derribar para crear una plaza diáfana donde se organizaban corridas de toros. Y se llamaban corridas as correr delante de los toros, similar a los encierros actuales.

sDiego6

 

Anuncios

Di lo que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s