Bonificaciones en la cuota empresarial de la Seguridad Social al contratar a una persona con discapacidad

El artículo 38.4 de la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos (LISMI) dispone, con carácter general, que “se fomentará el empleo de los trabajadores con discapacidad mediante el establecimiento de ayudas que faciliten su integración laboral”.

Sensibilización

Ingenieros con discapacidad trabajando a pie de obra.

Por su parte, el capítulo II del Real Decreto 1451/1983, de 11 de mayo, por el que se regula el empleo selectivo y las medidas de fomento del empleo de los trabajadores con discapacidad en ejecución de la LISMI. Este Real Decreto prevé unas bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social que son muy complejas y cambian cada año, por lo que recomiendo consultar en la página web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social (www.empleo.gob.es).

Ampliaciones del R.D. 1451/1983 de 11 de mayo

Este régimen de bonificaciones se vio afectado por la publicación de dos leyes, el Real Decreto-ley 5/2006, de 9 de junio, para la mejora del crecimiento y del empleo, y la Ley 43/2006, de 29 de diciembre, para la mejora del crecimiento y del empleo, que establecieron un nuevo régimen de bonificaciones que se aplica a los contratos suscritos, con carácter indefinido o temporal, a partir, respectivamente, de 1 de julio de 2006 y 1 de enero de 2007.

Trabajador con discapacidad

N trabajador con discapacidad desarrollando sus tareas profesionales. Bajado de: http://www.absolutnoruega.com.

A partir de estas fechas, las bonificaciones, en el caso de contratación indefinida, se sustituyen básicamente por la concesión de unas subvenciones cuyas cuantía depende del tipo de contrato de trabajo celebrado, de la discapacidad padecida (son más elevadas si se trata de un trabajador discapacitado afectado por una parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual con una grado de minusvalía reconocido igual o superior al 33%, o afectado por una discapacidad física o sensorial de un 65%), de si es mujer, o/y de si es mayor o menor de 45 años el trabajador discapacitado contratado.

En el caso de la contratación temporal, la bonificación depended de si la discapacidad padecida por el trabajador es o no severa, de si es mayor o no de 45 años y de si es hombre o mujer. Los requisitos son los siguientes:

  1. De los trabajadores, tienen que tener reconocido un grado de minusvalía igual o superior al 33%, estar inscrito como desempleado en la oficina de empleo, y no haber estado vinculado con la empresa en los 24 meses anteriores la contratación mediante un contrato por tiempo indefinido;
  2. De los empresarios, podrán contratar temporalmente a personas con discapacidad aquellas empresas que, en los 12 meses anteriores a la contratación, hayan extinguido contratos indefinidos por despido reconocido o declarado improcedente o por despido colectivo.
  3. Del contrato, ha de formalizarse por escrito, en modelo oficial, comunicarse en los 10 días siguientes a su celebración al servicio público de empleo, sus prorrogas han de ser no inferiores a 12 meses, y se podrá concertar tanto a jornada completa como a parcial. En cuanto a la terminación del contrato, el trabajador tendrá derecho a una indemnización de 12 días de salario por año de servicio.
Integrados

La integración de las personas con discapacidad al mundo laboral es un hecho constatado. Bajado de: http://blogs.lavozdegalicia.es.

También se establecen bonificaciones para los contratos de trabajo (indefinido, temporal, formativo) de un trabajador con discapacidad en un centro especial de empleo (o cuando se transforme en indefinido un contrato temporal o formativo), así como para los contratos indefinidos de trabajadores con discapacidad procedente de enclaves laborales.

Anuncios