El año 2017 será el primero con saldos vegetativos negativos, lo que debe de obligar a variar el sistema actual de pensiones

El descenso demográfico paulatino que sufritá nuestro país en las próximas cinco décadas es uno de los grandes desafíos a los que nos tendremos que enfrentar. La población que se quedará será más mayor, y una falta de relevo generacional augura grandes problemas en el sistema de pensiones, tal y como está diseñado en la actualidad. Para tratar esta problemática, en el día de hoy (22 de noviembre de 2016) se ha reunido la comisión del Pacto de Toledo con el fin de vislumbrar una solución para las pensiones, ya que el aumento del número de pensionistas, unido a la disminución del número de cotizantes a la Seguridad Social, esquilma la hucha de las pensiones de manera dramática. Los últimos cálculos de este fondo prevén que, de continuar esta tendencia, el dinero de esta reserva se agotará a mediados del próximo 2017.

El parche anunciado por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, de cargar a los Presupuestos Generales del Estado los déficits de la reserva de fondos de pensiones es mirar hacia otro lado y no afrontar de cara una reforma necesaria de este sistema. Porque las cifras de población que se auguran para los próximos años ahondarán en la ecuación: más pensionistas + menos jóvenes en edad de trabajar = menos cotizantes que soportan la cada vez mayor número de pensiones.

Persona mayor sonriente

El INE prevé que más de una tercera parte de los españoles serán mayores de 65 años dentro de 50 años. Bajado de: Wall Street International.

Estado de la cuestión

Dentro de 50 años en España seremos más mayores, pero también seremos menos en número. El próximo 2017 marcará un punto de inflexión demográfica. Según las estimaciones del INE, el año que viene será el primero de un nuevo ciclo: el del inicio de un descenso paulatino de la población española.

El informe indica que la población española descenderá de las 46.438.422 personas que figuraban en el censo el 1 de enero de este año, a los 41.068.643 habitantes en 2066, un descenso de 5.369.779 personas en poco menos de cinco décadas. Bien es cierto que el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue negativo entre los años 2012 y 2015, pero en este año se había recuperado la tendencia positiva. Pues bien, a partir de la próxima docena de meses encadenaremos saldos vegetativos negativos en todos los años, siempre que se mantengan las tendencias demográficas actuales.

Para más información, pincha en el reportaje de Wall Steet International: En 50 años seremos menos y más viejos.

Anuncios