Neurólogos expertos alentan sobre uso del botox en el tratamiento de la espasticidad en la EM

Muchos de vosotros seguro que conocéis el efecto de la Toxina Botulínica para el tratamiento de la espasticidad (similar a la rigidez muscular) en la Esclerosis Múltiple. Se trata de un tratamiento que tiene aún muchos y variados detractores, que prefieren la prescripción de tratamientos alternativos a esta toxina (el tan famoso botox de las operaciones estéticas) y que los afectados por esta enfermedad conocemos tanto. Sin embargo, un grupo de expertos en el combate contra los efectos de esta enfermedad han publicado un estudio para alentar a los médicos aún reacios al tratamiento con Toxina Botulínica a incluirla en su lucha contras la espasticidad, que posiblemente sea el signo más habitual entre los escleróticos. Así, los expertos estiman que la espasticidad puede ser habitual en dos de cada tres diagnosticados con Esclerosis Múltiple.

Según los resultados de una revisión y las recomendaciones de un grupo de trabajo en el que participan especialistas de diferentes países se sugiere que debe considerarse el uso de la Toxina Botulínica para el tratamiento de la espasticidad en la Esclerosis Múltiple. Porque hasta estos momentos, el botox es un tratamiento establecido de la espasticidad debida a un accidente cerebrovascular, pero que no se utilizaba (o su uso era residual) en el tratamiento de la espasticidad de la Esclerosis Múltiple.

Fisioterapia

La fisioterapia es uno de los mejores tratamientos en la lucha contra la espasticidad. Bajado de Blog de Matss Esclerosis Múltiple.

Fármacos contra la espasticidad en la actualidad y otros tratamientos

Entonces, ¿Cuál era el tratamiento de este síntoma hasta ahora? En la actualidad, existe en el mercado una amplia amalgama de fármacos para luchar contra la espasticidad, como son: Lioresal® (Baclofeno oral); Valium® (compuesto por benzodiacepinas como diazepam o clonazepam y del que salen otros medicamentos como Aneurol® o Rivotril®); Tizanidina oral (Sirdalud®) y la gabapentina  utilizando varias vías de administración oral. Lo más novedoso del mercado es el tratamiento basados en los cannabinoides en spray como el Sativex®.

Por otra parte, los tratamientos de ayuda (ver “Tratamiento de la discapacidad para caminar y de la Espasticidad en la Esclerosis Múltiple”) incluyen la cirugía ortopédica (reservada para casos muy especiales), la fisioterapia, la terapia ocupacional y otras terapias físicas. Sin embargo, a pesar de las numerosas opciones de tratamiento para la espasticidad de la EM, los efectos a menudo son sólo leves y el tratamiento de formas más graves sigue siendo el mayor trastorno que impide una mayor callidad de vida de los pacientes de EM.

La Esclerosis Múltiple puede producir una amplia gama de trastornos motores que van desde la paresia o parálisis parcial hasta la incapacidad de ejecutar movimientos coordinados o la fatiga.

El dato más relevante en relación con la espasticidad en la Esclerosis Múltiple es que dos tercios de los pacientes con esta enfermedad pueden sufrir espasticidad o aumento del tono muscular, percibiéndose como músculos tensos o rígidos. A esto se añade que casi la mitad de los pacientes registrados en el portal In Pacient catalogan su espasticidad como moderada o severa.

Brazo afectado por una espasticidad severa

La Espasticidad es el principal signo incapacitante de la Esclerosis Múltiple. Dos de cada tres escleróticos lo padecen. Bajado de: Profesionales de la rehabilitación neurológica de Madrid.

La Toxina Botulínica en el tratamiento de la espasticidad

El portal de enfermos crónicos In Pacient no poden en antecedentes sobre el botox en las terapias de tratamiento médico distinto al de la cirugía estética. “La Toxina Botulínica se introdujo originalmente a principios de los años 80 como un compuesto que reducía varios síndromes de hiperactividad muscular entre ellos la espasticidad que durante mucho tiempo han sido tratados con esta sustancia”.

Existe mucha literatura científica sobre el uso de Toxina Botulínica en la espasticidad por accidente cerebrovascular pero no sucede lo mismo en el caso de la espasticidad causada en la Esclerosis Múltiple. Para romper todos estos tabúes, diversos expertos en la materia se unieron para formar un grupo de trabajo interdisciplinar de Trastornos del Movimiento, cuyo principal objetivo fue el de investigar el uso de la Toxina Botulínica en la espasticidad de la Esclerosis Múltiple.

Después de realizar una revisión de los estudios publicados hasta ahora, el grupo de trabajo concluye que no hay ninguna razón por la que la Toxina Botulínica no deba actuar sobre la espasticidad de la Esclerosis Múltiple de forma similar a como lo hace en el caso de la espasticidad del accidente cerebrovascular.

El portal de internet In Pacient continúa explicando que en la actualidad se están llevando a cabo intentos para expandir el registro e incluir la Toxina Botulínica como tratamiento sintomático de la espasticidad en la Esclerosis Múltiple. Pero antes de su aplicación se deben realizar estudios específicos sobre el uso de este medicamento específicamente en espasticidad diferente a Ictus, que era el uso terapéutico que tenía hasta este momento.

Estudio publicado en: Dressler D et al.  Botulinum toxin therapy for treatment of spasticity in multiple sclerosis: review and recommendations of the IAB-Interdisciplinary Working Group for Movement Disorders task force. J Neurol. 27 de octubre de 2016. Puedes bajarlo en: http://ow.ly/KTcv3060w6d

Tratamiento de la espasticidad

Hasta ahora, son únicos instrumentos en la lucha contra la espasticidad en la EM son los fármacos y la rehabilitación física. Bajado de: Instema.

Anuncios