Las personas con EM no deben de usar bolsas de agua caliente ni ropas térmicas para combatir el frío

Algunas de las personas que estamos afectadas de Esclerosis Múltiple con la llegada del invierno nos vemos afectados por el frío imperante. Aunque ocurre con menos frecuencia que con el calor, lo cierto es que las bajas temperaturas también afectan a las personas afectadas por la Enfermedad de las Mil Caras. Éstas suelen sufrir un empeoramiento de los síntomas sensoriales y de los problemas de movilidad: el frío también puede provocar espasmos o tirantez muscular; pero esta exacerbación es temporal y desaparece con el descenso de la temperatura. A este respecto, la Federación internacional de Esclerosis Múltiple admite en su web que los efectos de este descenso de temperatura todavía se desconocen.

Los expertos que trabajan en el Observatorio de Esclerosis Múltiple nos indican que los síntomas de la EM pueden verse afectados por los cambios de temperatura. Igual que en verano el calor puede exacerbarlos, el frío puede influir en algunos de ellos. Por esa razón, nos recomiendan que debemos aprender a prevenirlos, con más razón en previsión de que lleguen las primeras heladas.

Frío invernal

El frío del invierno se convierte en el gran problema para muchos enfermos de Esclerosis Múltiple. Bajado de: Fratela.

Prendas de siempre, las más recomendadas

Con este objetivo, los expertos del Observatorio de Esclerosis Múltiple nos hacen una serie de recomendaciones:

  • Abrigarse. Parece una obviedad, pero es importante utilizar ropa adecuada cuando hace frío. La ropa apretada puede ser dolorosa y llegar a provocar espasmos. Quienes tengan este problema deben descartar las prendas térmicas apretadas. Una buena solución es llevar varias capas de ropa holgada. Los gorros, las bufandas y los guantes son de gran utilidad para conservar el calor.
  • Utilizar almohadillas de calor y calentadores de manos.
  • Las comidas y bebidas calientes ayudan a mantener el cuerpo caliente. Llevar un termo permite evitar desplazamientos innecesarios al microondas o al hervidor.
  • Evitar las bolsas de agua caliente. Como ocurre con la percepción del calor, la EM puede causar cambios en la percepción del frío en la piel. Así, se recuerda que no es aconsejable aplicar bolsas de agua caliente directamente sobre la piel de la persona afectada.
  • Consultar con un especialista. ante cualquier empeoramiento de los síntomas, se recomienda consultarlo con el especialista.

Documento original: Hot and cold. The effects of temperature on MS. http://www.mssociety.org.uk

Disponible en: http://www.mssociety.org.uk/sites/default/files/Documents/Essentials/Hot-and-cold-temperature-factsheet-Feb-13.pdf

 

Anuncios