Un nuevo estudio alerta de los peligros de la contaminación para el empeoramiento de la Esclerosis Múltiple

Una de las primeras preguntas que nos surgen nada más ser diagnosticados de Esclerosis Múltiple es: “¿por qué?”. Y lejos de satisfacer nuestra duda, la respuesta nos llena de incertidumbre: “No sabemos cuál es la causa ni que lo origina”. Con el propósito de aliviar este primer shock, nos apuntan algunas posibles causas.

Una de los factores de los que seguramente nos hablaran en estos primeros momentos serán los medioambientales. La mayor evolución tecnológica de la Historia de la humanidad de la que somos protagonistas ha traído aparejada la depauperación de la calidad atmosférica.

Gases tóxicos, contaminantes diluidos en el agua (nuestra principal fuente de vida), alteraciones artificiales de la superficie terrestre, variaciones genéticas de animales y vegetales, sobre explotación de las zonas forestales… Toda una serie de modificaciones que han cambiado la faz de la Tierra y de los seres que la habitan.

Porque nosotros, los seres humanos, también somos víctimas de estos cambios. Este artículo no tiene el propósito de abrir el debate de si estos cambios han sido para mejorar o si nuestras vidas han sido alteradas de manera definitiva en pos del progreso. Vamos a quedarnos con que los tiempos modernos tienen pros y contras.

Contaminación

Una nube tóxica cubre el cielo de una gran ciudad. Bajado de: http://e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio//1000/1011/html/11_contaminacin_en_el_aire.html con licencia Creative Commons.

Contaminación atmosférica y Esclerosis Múltiple

Toda la reflexión anterior me sirve para introducir un estudio de la Universidad de Estrasburgo (Francia) ha realizado un estudio preliminar para determinar si una mayor concentración de contaminantes suspendidos en la atmósfera influye en el aumento del número de brotes en los afectados de Esclerosis Múltiple.

El portal de enfermos crónicos In-pacient (https://www.in-pacient.es/noticia/la-contaminacion-atmosferica-podria-incrementar-el-riesgo-de-aparicion-de-brotes-en-la-esclerosis-multiple/) nos explica que el grupo de investigadores del Departamento de Neurología de la Universidad de Estrasburgo ha estudiado un grupo de 536 personas que residían en la ciudad francesa entre 2000 y 2009 y que padecían Esclerosis Múltiple Remitente Recurrente. Su objetivo fue comprobar la influencia de partículas PM10 en el desarrollo de su enfermedad y de la frecuencia de los brotes.

Las partículas PM 10 (del inglés Particulate Matter) son pequeñas partículas sólidas o líquidas de múltiples compuestos, como polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen. Se encuentran dispersas en la atmósfera, y su diámetro aerodinámico es menor que 10 µm (1 micrómetro corresponde la milésima parte de 1 milímetro).

Wikipedia explica que estas partículas PM 10 “están formadas principalmente por compuestos inorgánicos como silicatos y aluminatos, metales pesados entre otros, y material orgánico asociado a partículas de carbono (hollín)”.

Los resultados de este estudio preliminar es que los integrantes de ese grupo sufrieron un total de 2.052 brotes en esos 10 años. Apoyados en estos datos, el equipo de investigación capitaneado por el doctor Roux determinó que existe una relación entre la concentración de partículas en suspensión PM10 y el riesgo de aparición de brotes, fundamentalmente en los tres días previos al brote.

Automóviles

Automóviles que emiten gases tóxicos en Ciudad de México. Bajado de: http://www.ntn24.com/noticia/citadinos-reconocen-altos-niveles-de-contaminacion-tras-activacion-de-contingencia-ambiental-en-93303 con licencia Creative Commons.

El último estudio de una larga lista

El trabajo del equipo de Estrasburgo no es el único que ha determinado la incidencia de la contaminación atmosférica en la proliferación y la severidad de los signos de la Esclerosis Múltiple. En 2016 un reportaje publicado por el periódico español ABC se hizo eco de una investigación de la Universidad británica Queen Mary de Londres.

Este trabajo concluía que la influencia de los factores ambientales en el desarrollo de la enfermedad es mucho mayor de lo que se pensaba. La razón que apuntaba el director de esta investigación, el doctor Klaus Schmierer, es que las personas de etnias africanas y asiáticas que residían en la capital británica tenían una probabilidad mucho mayor de desarrollar la enfermedad que la gente de sus mismas etnias que habitan en los países de origen.

Las citadas etnias son las que tienen los índices más bajos de afectación de Esclerosis Múltiple de todo el planeta. Esto le llevó a extraer como conclusión que, al descartarse los factores genéticos como posible causa de la enfermedad (ya que una misma persona asiática o africana tiene más posibilidades de padecer EM en la contaminada Londres que en sus lugares de origen), la causa del desarrollo de la patología es, sobre todo, ambiental.

NOTA: Quiero dejar claro que estos trabajos no son concluyentes y que todavía se trata de meras hipótesis. De todas maneras, seguiremos atentos a las posibles novedades que surjan en este ámbito.

Anuncios