Posturas para minimizar los efectos de la espasticidad cuando estamos acostados en la cama

feldenkrais-bebc3a9sUno de los síntomas más comunes de la Esclerosis Múltiple es la rigidez muscular, la que llamamos espasticidad. En realidad esta rigidez es consecuencia de la contracción permanente de los músculos y su acortamiento.

Ambos síntomas interfieren en los movimientos y funciones que desarrollan de manera cotidiana, como deambulación, manipulación, equilibrio, habla, deglución… Sin duda, es el signo más evidente de la enfermedad, el que se muestra más claramente.

Y también el más discapacitante. Las principales deficiencias físicas de las personas afectadas de Esclerosis Múltiple las origina la espasticidad.

Tipos de espasticidad

Según explica Wikipedia, “la espasticidad está causada normalmente por daños en las zonas del cerebro o de la médula espinal que controlan la musculatura voluntaria”. Las principales consecuencias de este signo son:

  • Hipertonía (aumento del tono muscular).
  • Calambres (rápidas contracciones sin movimiento notable).
  • Espasmos (contracciones con movimiento).
  • Hiperreflexia de tendones profundos (reflejos exagerados).

Ya conocemos que cada afectado sufre un grado de espasticidad “que varía desde una leve rigidez muscular hasta graves, dolorosos e incontrolables espasmos musculares” (https://es.wikipedia.org/wiki/Espasticidad).

¿Cómo combatir la espasticidad?

Las únicas formas de luchar contra la contracción muscular permanente y su acortamiento son de dos tipos. Por un lado, está la habilitación funcional (rehabilitación) consistentes en movilidad y estiramientos. En los casos más extremos tenemos los implantes de prótesis, la utilización de órtesis y la cirugía.

Estos medios se alternan con medicación que van contra el sistema nervioso en sus dos vertientes: el central (con fármacos que contienen diversas sustancias, entre ellas el cannabis) y el periférico (el más destacado es la toxina botulínica).

Pero la espasticidad se sufre en todo momento. A veces ni la farmacología ni la habilitación funcional consigue atajar los efectos incapacitantes de la espasticidad. Pero sin duda, el momento en el que este síntoma es más ostensible es en el momento en el que estamos acostados.

Posturas en la cama para minimizar los efectos de al espasticidad

Para ayudaros en esta faceta, aquí os dejo las cinco mejores posturas que recomienda la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple (National Multiple Sclerosis Society para que la espasticidad no interfiera en el descanso nocturno.

Acostado boca abajo (decúbito prono)

Decúbito pronoRecomendado: para las personas que sufren espasticidad en los flexores de la cadera y/o rodilla.

Postura: Boca abajo, si es posible dejar colgando los pies en las orillas de la cama para que el tobillo se encuentre en una posición neutra. Tomarse unos minutos para que el cuerpo se acostumbre a esta posición.

Beneficios: Descansa la cadera y los músculos del peroné.

Acostado boca arriba (decúbito supino)

Decúbito supinoRecomendado: Para todo tipo de espasticidad.

Postura: Boca arriba. Si las rodillas tienen tendencia de doblarse hacia adentro, colocar una almohada entre ellas. Tomarse unos minutos para que el cuerpo se acostumbre a esta posición.

Beneficios: Descansa la espalda y las piernas.

Acostado de costado (decúbito lateral)

Decúbito lateralRecomendado: Para las personas que sufren espasticidad en los extensores de la cadera y/o rodilla.

Postura. De lado, con la rodilla de la pierna que quede arriba doblada y la rodilla de la pierna que queda abajo extendida. . Puede colocar una almohada entre las piernas.

Beneficios. Descanso de todo el cuerpo.

Su propio cuerpo le pedirá un cambio postural a lo largo de la noche. No tema hacerlos, aunque la tendencia sea la de adoptar las posturas descritas que estén recomendadas para cada tipo de deficiencia.

Corrección de algunas deficiencias provocadas por la espasticidad con la postura en la cama

Desviación de la cadera hacia afuera

CaderasRecomendado: Espasticidad en las piernas tan severa que obligan a las caderas y rodillas a tomar una posición de rana.

Postura: Boca abajo con una almohada bajo el muslo desde la cadera hasta la rodilla. Después, doblar la almohada para conseguir que la cadera y las rodillas se ubiquen en línea. La postura correcta es que las rodillas apunten hacia el techo.

Pie equino

Pie equino

Recomendado: Para las personas que tengan el pie o el tobillo apuntando hacia abajo.

Postura: Boca arriba. Colocar los tobillos y los pies en posición neutra (con los dedos de los pies apuntando hacia el techo). Para conseguir esta postura es aconsejable colocar los pies en una tabla descansa-pies acolchada (preguntar a su terapeuta por las tablillas para descansar los tobillos).

Codos doblados

Codos dobladosRecomendado: Para las personas cuyos codos tienden a doblarse y/o sus brazos tienden a quedarse pegado a los costados.

Postura: De lado con los brazos hacia afuera, colocados sobre almohadas. Las palmas de las manos deben permanecer hacia abajo.

Comentarios sobre este artículo en el grupo de Facebook
Amig@s con Esclerosis Múltiple

Amig@s con Esclerosis Múltiple

¡Encantado de poder contribuir a llevar el peso de nuestras enfermedad!

Anuncios