#alimentaciónEM (3). Omegas 3 y 6: el de oliva es más beneficioso que el resto de aceites en la Esclerosis Múltiple

El segundo gran grupo de compuestos naturales que interfieren las señales que envían las células de manera positiva para nuestros propósitos como afectados de Esclerosis Múltiple son los Ácidos Grasos Poliinsaturados (AGPI), alimentos de origen vegetal (aceites de soja y de girasol, por ejemplo) y animal (pescados como el atún).

Alimentación sana para le Esclerosis Múltiple

El doctor Xabier Olascoaga presenta en libro Alimentación sana para la Esclerosis Múltiple. Bajado de: http://www.diariovasco.com/v/20121220/al-dia-local/dieta-influye-esclerosis-multiple-20121220.html.

Según apuntan Xabier Olascoaga y Tamara Castillo-Treviño en su libro ‘Alimentación sana para la Esclerosis Múltiple’ (Algusto Ediciones. San Sebastián (Guipúzcoa), 2012. ISBN 978-84-940808-0-7), los AGPI son “la alternativa a las grasas de origen animal en la dieta (de los afectados de EM)”.

Muchos expertos están de acuerdo con esta afirmación. Así la Revista Consumer publicó en 2011 que si bien no existían evidencias entonces de que la nutrición sea un factor causante de la enfermedad, constataban que “la incidencia de EM es superior en la población con elevada ingesta de grasa saturada de origen animal”.

Sin embargo, para Cochrane (entidad que certifica la fiabilidad de las investigaciones científicas) no existen evidencias fiables para apuntar tal hecho: “Los AGPI parecen no tener ningún efecto importante sobre la medida de resultado clínica principal en la evolución de la EM, y no afectan de manera significativa el riesgo de recurrencias clínicas en más de dos años”.

Los AGPI son mal digeridos

Pero el organismo no es capaz de sintetizar algunos de los Ácidos Grasos Poliinsaturados. En concreto, los denominados AGPI esenciales. Según explican los autores del libro ‘Alimentación sana…’, estas sustancias “tienen que ser aportadas mediante una alimentación adecuada”.

ZanahoriasLos AGPI más conocidos por el gran público son los Omega 3 (que se encuentra en el aceite de soja y en el atún, por ejemplo) y los Omega 6 (presentes en las zanahorias o en el aceite de girasol).

  • Según Castillo-Triviño y Olascoaga, los Omega 3 tienen propiedades antiinflamatorias y antitrombóticas, además de ser inmunomoduladores, antioxidantes y neuroprotectores.
  • Por su parte, el director de la estructura web de salud Christian Pérez, los Omega 6 ayuda a bajar el nivel de triglicéridos y el colesterol y mantiene equilibrados los niveles de insulina. En definitiva: son buenos para la circulación.

Equilibrar la ingesta de ambos Omegas

No podemos nutrirnos solamente de los alimentos que contengan AGPI. Los autores de ‘Alimentación sana…’ hacen hincapié en la ingestión de porciones equilibradas de ambos Omegas, ya que una desigualdad perjudicaría nuestro estado de salud.

NuecesEn concreto, los autores de ‘Alimentación sana para la Esclerosis Múltiple‘ señalan que si tomamos más porciones de Omega 6 que de Omega 3 “provocaría una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares e inflamatorias”. En este sentido, la nutricionista Carla Zaplana desaconseja una descompensación en su consumo, porque provoca inflamación, “el gran mal del mundo moderno, y es una de las principales causas del deterioro de nuestra salud”.

Por esta razón, Tamara Castillo-Triviño y Xabier Olascoaga se decantan por la prevalencia de los Omega 3 en la dieta de una persona afectada de Esclerosis Múltiple. En definitiva, en nuestra dieta deberían de prevalecer las grasas Omega 3 frente a los Omega 6. Así, es preferible comer unas coles de Bruselas a un chicharro.

El dilema del aceite

Aceite de oliva virgenAsí pues, el problema viene con los aceites. Todos los que son más habituales (soja, girasol, maíz, semillas de sésamo…) contienen más ácidos Omega 6 que Omega 3 (los beneficiosos para los afectados de Esclerosis Múltiple). Por esa razón, debemos de limitar su consumo.

Así que nos queda como única alternativa el aceite de oliva, rico en Omega 3, como única alternativa para condimentar nuestras ensaladas. El aceite de oliva tiene una relación idónea entre grasas saturadas e insaturadas. Además, contiene el antioxidante hidroxitirosol, además del ácido oleico, un Omega 9 mono insaturado.

En definitiva…

Aceite de girasolFuera como fuere, lo cierto es que no existen estudios concluyentes sobre la dieta idónea para personas con Esclerosis Múltiple. Existen varios expertos que hablan de una mayor prevalencia de la enfermedad en personas que consumen bajas cantidades de Omega 3. Pero como había apuntado anteriormente, éstos estudios no son concluyentes.

Entonces, la dieta que apuntaba a convertirse en clave para las personas afectadas de Esclerosis Múltiple (debido a que contiene muchos agentes antiinflamatorios) es la que contiene grandes dosis de AGPI O-3 (que está en alimentos como nueces, almendras, espinacas, soja, atún, sardina y anchoas, entre otros).

Filete de hígadoA este grupo de alimentos deberíamos de unir los polifenoles, los que contienen vitamina D (que veremos en el siguiente artículo de la serie #alimentaciónEM) y el ácido lipoico (anteriormente considerado como vitamina B y que se encuentra en vísceras de origen animal y en las verduras de hoja verde, contiene propiedades neuroprotectoras, antioxidantes y circulatorias).

Y aunque no existan trabajos que hayan logrado resultados concluyentes en el campo de la dietética, todavía tengo la esperanza de que la Ciencia halle la dieta idónea para la Esclerosis Múltiple.

AtúnEn este sentido, Castillo-Trivino y Olascoaga apuntan a que esta dieta estará compuesto de “un cóctel de diferentes polifenoles en combinación con los AGPI O-3 que tienen capacidad antioxidante sobre diferentes dianas celulares” como suplemento dietético válido.

Fuentes

EspinacasCASTILLO-TRIVIÑO, Tamara, et al. Alimentación sana para la Esclerosis Múltiple. Algusto Ediciones. San Sebastián (Guipúzcoa), 2012. ISBN 978-84-940808-0-7.

COCHRANE. ‘Intervenciones dietéticas para la esclerosis múltiple’ (http://www.cochrane.org/es/CD004192/intervenciones-dieteticas-para-la-esclerosis-multiple).

DELGADO. Blog Vitónica. ‘Ácido lipoico, un nutriente con muchos beneficios’ (https://www.vitonica.com/wellness/acido-lipoico-un-nutriente-con-muchos-beneficios).

PÉREZ, Christian. Página web Natursan. ‘Omega 6: beneficios y propiedades’ (https://www.natursan.net/omega-6-beneficios-y-propiedades/).

ZAPLANA, Carla. Página web Cuerpomente.com. ‘Omega-3 y omega-6: ¿cuál es la diferencia?’ (http://www.cuerpomente.com/blogs/come-limpio/diferencia-omega-3-omega-6_894).

ZUDAIRE, Maite. Revista Consumer. ‘Grasa saturada y esclerosis múltiple’. 13 de abril de 2011 (http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2011/04/13/200057.php).

Otros post de la serie #alimentaciónEM

“Es vital el diseño de una dieta para evitar la desnutrición que aflore los síntomas de la EM” (https://profesionaljdeabajo.wordpress.com/2017/09/25/alimentacionem-nutricion-em/).

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “#alimentaciónEM (3). Omegas 3 y 6: el de oliva es más beneficioso que el resto de aceites en la Esclerosis Múltiple

  1. Pingback: #alimentaciónEM (5). Las pequeñas diferencias entre una buena alimentación y una nutrición adecuada | Hablo por no callar

  2. Pingback: #alimentacionEM (6). Los siete grupos de alimentos y los nutrientes que nos aportan | Hablo por no callar

Los comentarios están cerrados.