#redesEM (2). Recomendaciones para tener la mejor información sobre la Salud en Internet

Las nuevas tecnologías han entrado en todos los ámbitos de nuestra vida. Y como no podía ser menos, también en el de la Salud. Internet nos ofrece multitud de documentación sobre estos temas y nos lo pone al alcance de la mano… o mejor dicho, solo nos hace falta hacer clic.

Sin duda, el acceso a tal cantidad de documentación sobre estos temas nos ha dado a los afectados de enfermedades crónicas (también el caso concreto de la Esclerosis Múltiple) más “poder”; “poder” entendido por “conocimiento”, que trae consigo la posibilidad de elegir entre varias opciones… En definitiva, lo que denominamos como “empoderamiento”.

Sin embargo, la ingente cantidad de documentación que nos ofrece la Red de Redes tiene un gran problema. Y ese gran problema radica, precisamente, en su volumen. En muchas ocasiones, el importante grosor de información sobre Salud produce el efecto contrario: la desinformación. ¿Qué tipo de artículos elegimos?

Google.es

Página de inicio del metabuscador Google en España. Salvado de pantalla de Google (https://www.google.es/).

Buen filtrado de la información de Internet

Y en este contexto surge el que supone el gran hándicap de la información sobre la Salud en Internet y, en general, para cualquier tipo de temáticas en Internet: el filtrado de las fuentes de información. Porque no es lo mismo que una documentación nos la ofrezca un experto en la materia (que controla el tema sobre el que habla) o un profano (que puede cometer errores).

El problema de estos errores de personas profanas en la materia, cuando nos referimos a los temas de Salud, es que sus consecuencias pueden ser fatales si el error es relevante y si los consejos derivados de ese error son seguidos por alguien. Por eso, la mejor forma de evitar tales desmanes el filtrar las fuentes que generan esa información.

La profesora asociada en el Departamento de Enfermería de la Universidad de León, Enedina Quiroga, nos ofrece una serie de consejos para realizar un filtrado adecuado del origen de la información que vamos a consumir. Así, la información más fiable que nos podemos encontrar proviene de varios lugares

Existen muchas más fuentes fiables, no cabe la menor duda. Aquí os he dejado algunos de los yacimientos de fuentes más fiables y profesionales de donde extraigo la información de mis artículos. En ellos trabajan profesionales de reconocida valía y aportan documentos cargados de verosimilitud.

La recomendación que os hago es que os documentéis en este tipo de fuentes (no tienen que ser estrictamente las que os he dado) y no os conforméis con la primera opción que aparece en Google. Este buscador es la primera fuente de información sobre Salud (el 72% de las personas se quedan con las dos primeras opciones que le ofrece, sin que esté filtrado su grado de fiabilidad y/o de verosimilitud.

Enedina QuirogaAsí, el usuario debería de llegar a esta información coherente, estructurada, organizada sin que le suponga un problema buscar qué es una patología, un tratamiento sin que te den una información errónea. Y todo eso sin obviar las opiniones personales, que también deben de contar (Enedina Quiroga, experta en Redes Sociales de la Salud).

Fuente de inspiración

Conferencia de Enedina Quiroga, enfermera del hospital de El Bierzo (León, España) y profesora asociada del Departamento de Enfermería de la Universidad de León, en el transcurso de las II Jornadas sobre Esclerosis Múltiple organizadas por FACALEM (Edificio de las Cortes de Castilla y León, Valladolid, 12 de mayo de 2017).

Otras fuentes

DE ABAJO RIOJA, José Fernando. ‘Malas búsquedas en Google’. Wall Street International magazine. 17 de octubre de 2017 (https://wsimag.com/es/ciencia-y-tecnologia/31650-malas-busquedas-en-google).

Malas búsquedas en Google

Anuncios