#empleoEM (3). Las asociaciones deben de trabajar la incorporación de sus socios al mercado laboral

El trabajo supone un baluarte en el desarrollo de la persona. Este apoyo es importante, pero no solo por el potencial económico sino también por otros factores como la adquisición de autoestima, el sentido de pertenencia a la comunidad en la que se vive, el sentimiento de utilidad, la ganancia de la identidad individual que se adquiere, en buena medida, a través de la relación laboral.

Para la especialista en Inserción Socio-laboral de la Asociación de Esclerosis Múltiple de León (España) Ana Fernández Fernández, se tiene que incentivar la integración al mundo laboral de las personas afectadas de Esclerosis Múltiple desde todas las esferas de la vida. No sólo desde el punto de vista institucional. También la familia debe de apoyar la inclusión de sus allegados afectados por esta enfermedad.

Ana Fernández FernándezEs importante fomentar no solo la integración laboral y la conservación del empleo como derecho o necesidad individual sino también por la parte que ello supone de aporte a la comunidad y al entorno social” (Ana Fernández Fernández, Licenciada en Derecho, máster en igualdad y técnico especialista en Inserción Socio-laboral de la Asociación de Esclerosis Múltiple de León, España).

El doctor Tomás Castillo, presidente de la Asociación de Pacientes Crónicos de España, señala que las personas con estas patologías deben de sacar a la luz todo lo que saben hacer para ponerlo en práctica en el mundo del trabajo, ya que si no lo hacen, se podía echar a perder.

Tomás CastilloLas personas con una enfermedad crónica que en un momento dado tienen que ser sustraídas del mercado de trabajo tienen que sacar todo ese potencial que llevan dentro, porque si no se está restando su aportación activa” (Tomás Castillo, El presidente de la Plataforma de organizaciones de Pacientes).

Por esa razón, es muy importante el empoderamiento de las personas con EM. Para ayudarlas en ese proceso, Fernández propone que se haga desde las asociaciones de afectados, ofreciendo información sobre los derechos que asisten a las personas afectadas que desean incorporarse al mercado de trabajo, de las posibles adaptaciones, dotarle de información para que se pueda rearmar y tener conocimiento y las vías sobre las que pueda caminar una vez que se produce el diagnóstico.

Carreras profesionales truncadas nada más comenzar

Sin embargo, las cifras de empleo relacionadas con la Esclerosis Múltiple son muy desalentadoras en todo el mundo. Partiendo del informe EM y empleo de la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple, Fernández destaca en los altos índices de desempleo por cuanto está interfiriendo en el desarrollo de la carrera profesional.

La razón de este hecho es que la enfermedad muestra sus primeros signos en un tramo de edad muy joven (entre los 20 y los 35 años de media). Así, este informe estima que un 80% de las personas diagnosticadas con EM lo han sido antes de los 40 años, la edad en donde los individuos comienzan a poner en marcha sus planes de futuro.

Sin embargo, el primer diagnóstico no significa una salida inmediata del mundo laboral. Así lo señalan las cifras del informe: el 90% de los afectados han trabajado en algún momento de sus vidas y más de dos tercios lo siguen haciendo conforme ha pasado el momento del diagnóstico.

Muchas veces, la situación que genera el conflicto entre el empleo y la enfermedad está más que en la discapacidad, sobre todo en los primeros momentos. Sobre todo en el mal control de los síntomas.

Y como factores predictivos del mantenimiento del empleo lo que más podemos pensar que puede hacer dudar de que el empleo es estable serían las posibilidades de adaptación del puesto de trabajo y el nivel de recursos socioeconómicos, no tanto del afectado, sino del entorno laboral en el que se mueva.

Factores inherentes que condicionan la relación laboral

Exposición de objetosNo hay una Esclerosis Múltiple típica. ya sabéis que no hay muchas veces un sólo síntoma que cierre el diagnóstico, sino que hay una variedad de síntomas. Por ese motivo es una enfermedad tan variable e impredecible. Además, muchos de estos síntomas pueden ser invisibles, por lo que el choque con la percepción que tiene el entorno laboral de un afectado de EM puede ser susceptible de malinterpretarse.

  • Por ejemplo, os pongo el caso de una persona con una fatiga acusada. Si existe un desconocimiento de este síntoma en el entorno de trabajo o en su empresa, sobre lo que le está sucediendo, pues lo más lógico es que el entorno piense que esa persona está haciendo una dejación de sus tareas, de sus funciones por negligencia por escaqueo…
  • Si hay problemas en la movilidad, pues lo mismo: pueden ser susceptibles de interpretarlo desde consumo de alcohol o incluso de alguna sustancia.

Desde luego, conocemos todos esas percepciones que compone la idea que el entorno laboral más cercano se hace de nosotros, los afectados de Esclerosis Múltiple que sufrimos estos síntomas. Estas son las razones que nos generan resquemores cuando queremos acceder a un trabajo. Por eso, la solución debería de ser explicar previamente a nuestro entorno cuáles son nuestros síntomas, avalado por la información “oficial” que les puede ofrecer las asociaciones de afectadosAunque temamos que nos pueda perjudicar a la hora de mantener nuestro trabajo.

Fuente principal

Conferencia de Ana Fernández Fernández, licenciada en Derecho, máster en igualdad. Técnico especialista en Inserción Socio-laboral, en el transcurso de las II Jornadas sobre Esclerosis Múltiple organizadas por FACALEM (Edificio de las Cortes de Castilla y León, Valladolid, 11 de mayo de 2017).

Otros artículos de #empleoEM publicados

Adaptar el puesto y cambiar las condiciones laborales para seguir trabajando con Esclerosis Múltiple (https://profesionaljdeabajo.wordpress.com/2017/10/16/empleo-esclerosis-multiple/).

Anuncios