#psicologiaEM (3). Las mejores maneras de combatir el miedo al fracaso que nos impide el desarrollo personal

En ese tercer y último post de la colección #psicologiaEM, abordaremos el miedo al fracaso. Apunté a este síndrome como uno de los responsables del anclaje que tenemos a nuestra Zona de confort y deshacernos de él es el primer camino para empezar nuestro viaje hacia un crecimiento individual que pretendemos conseguir.

Mujer mayor aprende a leer

Una mujer mayor (izda.) está aprendiendo a leer guiada por una monitora. Bajada de http://www.muface.es.

¿Qué es el miedo al fracaso?

Pero, ¿qué es el síndrome del miedo al fracaso? La psicóloga Silvia Russek lo define como “el miedo al fracaso es el temor a no lograr nuestras metas, objetivos o deseos” (http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/miedo-al-fracaso.html).

Por su parte, Arturo Torres añade a esta definición en la web Psicología y Mente que “aunque tendamos a creer que somos seres fundamentalmente racionales y que actuamos de acuerdo a la lógica cuando tomamos decisiones trascendentales que nos afectarán mucho, lo cierto es que no es así; el simple hecho de pensar mucho en el fracaso puede actuar como una trampa que limita nuestra libertad” (https://psicologiaymente.net/psicologia/miedo-fracasar).

En definitiva, el miedo al fracaso es el temor a no lograr nuestras metas, objetivos o deseos. Pero como indica la doctora Russek, “el problema no está en el fracaso en sí”, porque el fracaso “sólo nos indica que el camino que elegimos no es el más adecuado, lo que hace necesario buscar otra opción”.

Las razones de este miedo al fracaso

Pero, ¿por qué nos da miedo fracasar?

Según Russek, nos da miedo fracasar, por varias razones:

  • Nos sentimos impotentes ante el fracaso y no nos gusta sentirnos así.
  • No queremos soportar la incomodidad de dicho sentimiento.
  • Asociamos equivocadamente fracaso con dolor y es a éste último a quién mas miedo le tenemos.

Pensamos que el éxito y el fracaso son los dos elementos que nos califican como personas.

  • Si tengo éxito soy una persona valiosa.
  • Si fracaso, no valgo nada y la gente me va a criticar o rechazar.
Hidroterapia

Realizar ejercicios en el agua mejora las prestaciones de los estiramientos en EM. FOTO. EM Valladolid.

Sin embargo, nos debemos de concienciar de que el éxito y el fracaso son sólo resultados de una conducta o una decisión adecuada o inadecuada, correcta o incorrecta. Porque una persona es mucho más que sus conductas y sus decisiones, y éstas no pueden reflejar su valor como ser humano.

Porque una gran parte de lo que hacemos nace del miedo a fracasar. Tal y como explica Torres en Psicología y mente: “Actuar de cierta forma y realizar acciones de un modo determinado no equivale a mantener una actitud proactiva; aunque suene extraño, hay cosas que las hacemos justamente porque nos permiten permanecer en un estado pasivo, es decir, dentro de nuestra Zona de confort”.

Esta es la razón de vayamos a ser capaces de trazar planes complicadísimos y de fuéramos a esforzarnos mucho simplemente para crear una excusa convincente (de cara a los demás) que nos permita no tener que empezar ese proyecto que nos ilusiona.

Sin embargo, “el miedo a fracasar es algo que nos paraliza pero que, a la vez, hace que estemos dispuestos a gastar tiempo y esfuerzos en no salir de la zona de confort y no tener que enfrentarnos al riesgo de fracasar”.

La parálisis del análisis

Lo paradójico de este síndrome del miedo a fracasar es que toma diferentes formas para camuflarse. Una de las más comunes es la que los expertos llaman parálisis del análisis. Se trata de concepto utilizado para referirse a los momentos en los que el hecho de tener una o varias decisiones hace que nos quedemos sin elegir sin ninguna de las opciones disponibles.

La parálisis del análisis puede ser entendida “como un fallo en el modo de tomar decisiones racionalmente cuando ninguna de las opciones es lo suficientemente buena, pero también puede ser miedo a fracasar disfrazado de racionalidad”.

Esos momentos de pensamiento en bucle en los que las decisiones se toman escasamente y cuando lo hacen desaparecen para devolvernos al punto de partida es una de las experiencias más fustrantes que existen, pero además tienen otra consecuencia negativa: nos mantienen en el sitio sin poder movernos, con todas las consecuencias que eso conlleva.

En definitiva, el miedo al fracaso puede provocar un círculo vicioso:

  • El temor a fracasar paraliza.
  • La parálisis conduce a la inacción.
  • La inacción genera una baja en la autoestima y la autoestima baja te lleva nuevamente al miedo.

Para combatir este temor a fracasar en la vida, que te impide lograr tus metas o disfrutar de tu vida, la doctora Russek nos aconseja ver el fracaso en su dimensión real, “como algo que te enseña y te ayuda a corregir para poder llegar a tu meta”. Debemos de tener en cuenta que todo el mundo fracasa en innumerables ocasiones, independientemente de su sexo, edad, raza, profesión…

Por eso es importante saber que cuando fallemos, no debemos de culparnos por ello. Tan solo tenemos que analizar en donde estuvo el error y cuál es la mejor manera de corregirlo. A partir de este análisis, aplicaremos los cambios necesarios.

Trucos para luchar contra este miedo al fracaso

Opositores examinándose

Opositores realizando una prueba escrita de un concuso-oposición para el Cuerpo de profesores de Secundaria. bajado de: http://www.academiaabella.com.

Por último, Arturo Torres nos ofrece una serie de recursos y pautas que nos ayudarán a afrontar este temor  al fracaso:

1.- Anotar en una hoja las posibilidades que se abren cuando realizamos una acción y desarrollar un diagrama de flujo con las consecuencias de estos actos. Esto significa que cada acción puede tener varias consecuencias. Pues bien, anotemos cada una de ellas.

Al lado de cada una de ellas valoraremos las posibilidades que tienen de producirse. Luego, anotaremos junto a cada posible escenario el grado en el que esa opción te gustaría o te desagradaría.

Combinando estos dos tipos de información para cada una de las opciones obtendremos una posición más certera a lo que queremos o tenemos que realizar en lo que respecta a la ejecución de un acto concreto.

2.- Fijarse metas a corto plazo.Una vez tengamos clara cuál es la opción que racionalmente es más adecuada para ti y que todo lo que te aparte de ella es simple miedo a fracasar, fijarte metas a corto plazo es el modo ideal de comprometerse con esa decisión. Además, esto hará que sea más difícil caer en el “ya lo haré mañana”, que puede ser una forma de miedo a fallar camuflada”.

  1. Comprométete a hacerlo ante los demás. Sin duda, la mejor manera de obligarnos a realizar las acciones que nos provocan un miedo a fracasar es realizarlas delante de los demás. Torres lo apunta como la mejor manera de afrontar este temor al fracaso, ya que “de este modo, puedes utilizar en su propia contra la lógica del miedo a fallar, ya que empiezas a temer la posibilidad de no cumplir con tu palabra”.

Fuentes

RUSSEK, Silvia (psicóloga). Blog  crecimiento y Bienestar emocional. ‘Miedo al fracaso’ (http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/miedo-al-fracaso.html).

TORRES, Arturo. Web Psicología y Mente. ‘Miedo a fracasar: cuando anticipar la derrota nos inmoviliza’ (https://psicologiaymente.net/psicologia/miedo-fracasar).

Otros títulos de la colección #psicologiaEM

Primeros pasos para reconquistar tu libertad y salir de tu Zona de confort (https://profesionaljdeabajo.wordpress.com/2017/12/07/psicologiaem-zona-confort/).

Las terqpias para luchar de forma más eficaz contra el síndrome de la indefensión aprendida (https://profesionaljdeabajo.wordpress.com/2017/12/13/psicologiaem-indefension-aprendida/).

 

 

Anuncios