Protocolo para que una persona que tiene EM pueda levantarse sólo después de haberse caído al suelo

Un afectado de Esclerosis Múltiple tiene que sortear a diario multitud de barreras y dificultades. Considero que una de las más peligrosas son las caídas. La rigidez muscular, la fatiga, la falta de equilibrio, la movilidad reducida o la falta de visión son algunos de los síntomas que intervienen en que tengamos muchas posibilidades de caer al suelo. Y pese a que muchas personas ya se hayan acostumbrado a darse de bruces con la tierra, todavía nos falta saber reaccionar a tiempo.

Sé que es complicado evitar las caídas, aunque se guarden todas las precauciones del mundo. Pero una vez que se ha producido, no debemos de perder los nervios y dar una respuesta adecuada a la situación. Para ello os voy a dar unos consejos que he entresacado de mis apuntes del Certificado de Profesionalidad de Asistencia Sociosanitaria en Residencias y de otras publicaciones elaboradas por expertos en Medicina y Enfermería.

Caerse al suelo es la consecuencia más dolorosa (física y anímicamente hablando) de la Esclerosis Múltiple. Pero cuando estemos en el suelo ya no valen lamentaciones: debemos de levantarnos y continuar. Pero: ¿cómo nos incorporamos?

Paso 1 para levantarse del suelo

Paso 1. Girar hasta adoptar la posición de decúbito prono (boca abajo).

Paso 2 para levantarse del suelo

Paso 2. Apoyar las rodillas hasta colocarse en posición de gateo. Con la mirada, buscaremos un elemento de apoyo que sea firme y consistente, que aguante nuestro peso.

Levantarse tras una caída

Tengo entre mis manos un folleto de la Fundación Mapfre (Su salud importa. Una caída puede cambiarle la vida) donde explica cómo podemos incorporarnos después de caernos al suelo. Si nos encontramos con fuerzas y las magulladuras no nos lo impide, intentaremos colocarnos boca abajo (decúbito prono) y nos semi-incorporaremos para adoptar la típica postura de gateo de un niño.

Buscaremos un elemento de apoyo que sea firme y consistente que utilizaremos para sujetarnos mientras nos incorporamos. Nos acercaremos a él gateando, y nos ayudaremos de los brazos y antebrazos para impulsarnos, primero con una pierna, y luego con la otra. Una vez de pie, no tengas prisa en reiniciar la marcha. Primero descansa.

Todo esto es muy fácil de relatar, pero es más difícil de realizar, ¿verdad? Es cierto. No en todas las caídas que sufrimos podemos realizar esta operación. En muchas ocasiones la caída nos ha dejado muy tocados, sin aliento y con pocas ganas de hacer ningún esfuerzo. Es posible que muchas veces necesitemos la ayuda de terceras personas para erguirnos. Y a lo mejor no podemos reanudar la marcha por las heridas que nos ha producido del golpe contra el frío suelo y necesitaremos de apoyos externos (bastones o incluso silla de ruedas). No os preocupéis: en estos momentos difíciles es fundamental mantener la calma.

Paso 3 para levantarse del suelo

Paso 3. Cuando estemos delante de este objeto, nos apoyaremos en él y utilizaremos los brazos y antebrazos para erguirnos.

Paso 4 para levantarse del suelo

Paso 4. Una vez que ya estamos de pie, no reanudaremos la marcha hasta que no hayamos descansado y estemos lo suficientemente seguros.

Sistema de autoayuda preparado

Si somos propensos a perder el equilibrio y caer al suelo, debemos de tener previsto el protocolo de autoayuda que pondremos en marcha cuando ocurra. Existen muchos: desde un servicio de teleasistencia (busca para realizar una llamada de urgencia a los servicios sanitarios), ofrecer la llave de tu casa a una persona de confianza (preferiblemente que viva cerca) para que pueda entrar en su domicilio a prestarte ayuda.

¿Y si me pasa en la calle?, os preguntaréis. Yo confío en l solidaridad de mis convecinos. Nunca he visto a nadie que cuando se ha caído, no se haya acercado nadie a ayudarle. Pero en el hipotético caso de que no te presten este apoyo, los servicios de teleasistencia son indispensables. Además, no salgáis de casa sin el teléfono móvil… ¡por si las moscas! Y ¡ánimo!, que el miedo a que se produzca una caída no te desanime a salir de casa. ¡Que la enfermedad no pueda con nosotros!

Os invito a ver este vídeo donde se explica cómo nos levantamos del suelo una vez hayamos tropezado. https://www.youtube.com/watch?v=tyNfycQkilE.

Fuentes: Contenidos del Certificado de Profesionalidad de Atención Sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales y Folleto ‘Tu salud nos importa. Una caída puede cambiarle la vida‘. Fundación Mapfre.

Anuncios