#historiafarmacosEM (3). Lemtrada, posiblemente el sustituto efectivo del Tysabri (2014)

De todos los medicamentos que hemos visto hasta ahora, muchos expertos en la lucha contra la Esclerosis Múltiple coinciden en que el Natalizumab (Tysabri en su denominación comercial) es el medicamento más efectivo para la EMRR, pero tiene el grave inconveniente de que los afectados que tengan el anticuerpo anti-VJC positivo en su cerebro puedan contraer la enfermedad autoinmune LMP.

Un gran contratiempo”. Debido a esta grave alteración (el LMP puede producir la muerte en los casos más graves) reduce la universalización de este fármaco. Por esa razón todas las compañías farmacéuticas se afanan en buscar un nuevo medicamento sin estos temibles efectos secundarios y que ofrezca resultados similares a Tysabri.

Hospital Universitario San Luigi Gonzaga de Orbassano (Italia)

Logotipo del Hospital Hospital Universitario San Luigi Gonzaga de Orbassano (Italia). Bajado de: http://www.technourologycongress.com/contact.html

Y la solución efectiva parece encontrarse en el Alemtuzumab, comercializado con el nombre de Lemtrada por la farmacéutica franco-alemana Sanofi-Genzyme. Según atestigua un estudio de un equipo de investigadores del Hospital Universitario San Luigi Gonzaga de Orbassano (Italia), la Lemtrada revierte el número de brotes de manera similar al Tysabri.

Estos resultados todavía iniciales y publicados en la revista especializada Neurology and Therapy, son muy prometedores, ya que “ningún paciente tenía signos radiológicos o síntomas clínicos de reactivación / progresión de la enfermedad, ningún paciente experimentó efectos secundarios graves y ningún paciente desarrolló LMP”, indican fuentes del equipo de investigación (https://multiplesclerosisnewstoday.com/2017/06/26/rrms-patients-risk-pml-can-safely-switch-from-tysabri-to-lemtrada/).

Medicación originalmente para otras afecciones

Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Alemtuzumab) nos cuenta que el Alemzutumab ya tiene uso para otras afectaciones como leucemia linfocítica crónica, linfoma cutáneo de células T y linfoma de células T. También se utiliza en algunos protocolos terapéuticos del trasplante de médula ósea y el trasplante de riñón.

Sin embargo, esta medicación fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) para tratar la EMRR en diciembre de 2014.

Lemtrada es una terapia de anticuerpos, se dirige específicamente a la proteína CD52 que está presente en la superficie de ciertas células inmunitarias, como las células T y B, bloqueando así su acción.

Pero tiene su pero. El doctor Rafael Arroyo, jefe de neurología del Hospital Clínico QuirónSalud de Madrid y científico que participó en los ensayos de este medicamento, advierte de “cierto riesgo de infecciones, aunque moderado”. En este aspecto, Wikipedia indica que “se ha detectado que aumenta el riesgo de presentar diversas infecciones oportunísticas, incluyendo reactivaciones de infecciones por citomegalovirus (herpes)”.

Estos fármacos de segunda línea (el Alemtuzumab-Lemtrada lo es) es posiblemente uno de los medicamentos comercializados más potentes, al igual que lo es Natalizumab (Tysabri), pero en cambio, estos dos son los que tienen los peores efectos secundarios“, añade el doctor Guillermo Izquierdo, que es director de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Virgen de la Macarena de Sevilla.

Efectividad en la lucha contra la Esclerosis Múltiple

Rafael Arroyo

El Dr. Rafael Arroyo, jefe de Neurología del Hospital Clínico QuirónSalud de Madrid. Bajado de: http://www.consumer.es/web/es/salud/problemas_de_salud/2013/01/29/215564.php con licencia de Creative Commons.

Para Arroyo, la razón de su efectividad es que “se trata de un fármaco tan potente que resetea el sistema inmunológico y con relativa frecuencia crea problemas de tiroides (40%), plaquetas (2%) y 0,3 problema renal grave”.

A causa de esto, los pacientes tienen que hacerse análisis mensuales para detectar estos problemas durante cuatro años. “Los neurólogos que receten esta medicación tienen que ser expertos y conocerlo bien”, señala Arroyo. Al igual que el Tysabri, Lemtrada se administra en infusión intravenosa durante cinco días consecutivos inicialmente y durante tres días consecutivos un año después.

Lemtrada “debe reservarse para pacientes con una respuesta inadecuada a dos o más medicamentos indicados para la Esclerosis Múltiple ( http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article3956778.html).

A la sombra de los datos iniciales de la investigación ‘Los pacientes de alto riesgo PML pasando de Natalizumab a Alemtuzumab: un estudio observacional’ (revista Neurology and Therapy), los investigadores italianos señalan que “Obviamente, los pacientes deben estar bien informados sobre los riesgos y ventajas derivados de interrumpir (Tysabri) y cambiar a (Lemtrada), y la decisión de detener (Tysabri) y comenzar (Lemtrada) debe ser completamente compartida entre el paciente y neurólogo”.

Otros títulos de la colección #historiafarmacosEM publicados:

Fuente principal:

  • Conferencia del Dr. Rafael Arroyo en las II Jornadas sobre Esclerosis Múltiple organizadas por FACALEM (Edificio de las Cortes de Castilla y León, Valladolid, 11 de mayo de 2017).

Documentos consultados:

Anuncios